El precio del inmovilismo. Presente y futuro de la clínica dental

A estas alturas, no creo que haya nadie sorprendido por el  paulatino descenso en la facturación de su clínica dental. La crisis económica que se inició en 2008 y sobre todo la vertiginosa proliferación de nuevas clínicas pertenecientes a grandes franquicias ó compañías aseguradoras ha supuesto un cambio profundo en el modelo de negocio del sector dental.

La competencia ya no es una clínica igual a la nuestra que ha abierto en la esquina, Ahora son grandes establecimientos, modernos, con múltiples gabinetes, con un diseño atractivo y equipados con las últimas tecnologías.

Estos  grandes grupos de clínicas, han conseguido, en un contexto de crisis económica, importantes  ventajas competitivas,  en gran parte, por la llamada economía de escala:

  • Descuentos exclusivos de proveedores, tanto en compra de material en general como en productos individuales  por compra de gran volumen.
  • Condiciones privilegiadas con entidades bancarias.
  • Contratación de servicios publicitarios profesionales y de gran repercusión.
  • Menores costes salariales, aprovechando las actuales condiciones del mercado laboral y  la masificación del mismo con nuevos licenciados  provinientes de las  muchas facultades de odontología  de universidades privadas creadas en España  en la última década.
  • Reducción en gastos de laboratorio, que en algunos casos es propio.

Todo esto, unido a un sistema eficaz de marketing y captación de nuevos pacientes, sustentado en una reducción importante de tarifas, hace que  su cuota de mercado haya obtenido un crecimiento espectacular en detrimento  de  la clínica dental tradicional.

Artículo elpais.com: Las clínicas dentales invaden España

¿ Qué  puede hacer una clínica tradicional para poder competir con las grandes cadenas ?

Muchas clínicas se han visto avocadas al cierre tras meses de pérdidas, la mayoría subsiste a duras penas experimentando año tras año descensos notables en su facturación  intentado detener la debacle infructuosamente  con la adopción  de medidas desesperadas que en algunos casos han aumentado su debilidad: Reducción de personal, Disminución drástica de Tarifas, campañas de publicidad ineficaces, menor gasto (y calidad) de materiales…etc.

Algunos de mis clienpez-grande-pez-chicotes han dado pequeños pasos en lo que creo que es” la buena dirección”. Han renovado sus instalaciones, incorporado nuevas  especialidades odontológicas, han ampliado sus servicios al campo del bienestar y la estética, obteniendo buenos resultados en el corto plazo, pero sin conseguir  una recuperación estable y sostenida en el tiempo volviendo a situaciones anteriores.

Desde los colegios profesionales se han lanzado campañas alertando de los peligros de este nuevo modelo basado en  “precios bajos y calidad dudosa”, pero sus ataques se han visto frenados de inmediato con el argumento de la economía de escala y la incontestable respuesta de que los odontólogos  asalariados en estas clínicas y en algunos casos sus dueños son también colegiados. Y el colegio no puede ir  en contra de parte de sus colegiados, debe representar y defender a todos por igual, siempre y cuando  desempeñen su labor dentro del marco de la legislación vigente.

El panorama no es muy halagüeño, máxime cuando la mayoría de estas cadenas proyectan la apertura de nuevos centros para los próximos años consolidando su expansión y otras se incorporan con fuerza a este modelo reconociendo en él  el preponderante para las próximas décadas.

Visto lo anterior no es difícil concluir que la clínica tradicional debe dar un paso firme e inmediato hacia la ASOCIACIÓN, y no como la obsoleta central de compras, sino hacia la constitución de una MARCA común que englobe a un número significativo de clínicas dispuestas a afrontar el presente y futuro de su negocio con una visión actual, formando parte del tablero de juego que se está terminando de confeccionar y participando en él adquiriendo las ventajas  de las que se benefician las grandes cadenas de clínicas y potenciando las virtudes que  las diferencian de ellas : conocimiento,  cercanía y trato humano con los pacientes, experiencia y fiabilidad. LAS CLÍNICAS DE TODA LA VIDA, MODERNAS Y UNIDAS.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.